EDGUY

14 de Abril 2004. Sala Aqualung. Crónica cedida por Mariano Palomo de ALIANZA

Para empezar, decir que Edguy no fueron los únicos que actuaron el pasado 14 de abril en Aqualung, abrieron el fuego para ellos otras dos bandas que no pudimos ver: los suecos Nocturnal Rites, un grupo con una larga trayectoria pero que sigue sin obtener el reconocimiento mayoritario que quizá merecieran, y que según nos comentaron cumplieron sin más y tuvieron un sonido bastante pobre; y los alemanes Brainstorm , que con menos historial que los anteriores si que van haciéndose un nombre y una clientela dentro de metal europeo, algo que pudimos ver con la interpretación del tema que cerró su repertorio y que sonó fantástico sobre todo por la actitud y el buen rollo del vocalista y líder del grupo Andy B. Franck , lástima no haber podido entrar antes para ver su actuación al completo.

Pero lo que hizo que unos ochocientos fans metaleros, muchos bastante jóvenes, se dieran cita en Aqualung aquella noche fue la presencia de EDGUY . La banda de Tobias Sammet tenía por delante, como el mismo dijo, el importante reto de mejorar su imagen en directo en España tras sus irregulares venidas anteriores a nuestro país.

Y la verdad es que Tobi y sus chicos pasaron con notable alto su particular reválida. Mucho más dinamismo, mejores luces y sonido (a pesar del embarullado comienzo), mejor puesta en escena (sencillo, pero bonito escenario inspirado en la portada de su último disco), y un set list muy acertado y basado en gran parte en su nuevo y brillante trabajo “Hellfire Club” , sin olvidar algunos de los clásicos indispensables de la banda. Vimos una formación sólida y entregada sobre las tablas, respondiendo al cariño del público que no paró de botar y de corear los temas de principio a fin.

Con un Tobias que al principio nos asustó un poco ya que parecía que su voz no iba a estar a la altura, pero poco fue calentándose hasta que se le acabó el fuelle en el tramo final de las casi dos horas de show, digamos que la actuación fue de menos a más y de más a menos. También pudimos observar que, como sospechábamos, el guitarrista Jens Ludwig es la auténtica mano derecha de Tobi , le apoya muy bien en las voces (además de una buena cantidad de ecos y delays que lleva el amigo Sammet) y realiza todos los solos de guitarra en directo, el otro guitarrista Dirk Sauer se limita a cumplir con su papel de rítmica y también ayuda en los coros, al igual que el bajista Tobias Exxel , que junto con el batería Felix Bohnke se mostraron contundentes y técnicos, sobre todo este último que nos obsequió con un entretenido solo a mitad del concierto.

La respuesta del personal con respecto a los temas nuevos fue al menos tan buena como con los clásicos del grupo, y se pudo comprobar cuando interpretaron himnos como la cañera “Mysteria”, la divertida “Lavatory Love Machine” o la más extensa “Piper Never Dies” uno de los temas en los que más se notaron los teclados sampleados, algo que no me agradó en exceso, pero que sin duda es parte de la música de Edguy y hace que suenen como suenan. Por supuesto los recuerdos para temazos como la magistral “Vain Glory Opera”, la más cañera “Babylon” de su “Theater of Salvation” o la balada “Land of the Miracle”, de lo mejor de la noche, fueron igualmente celebradas.

Para el final dejaron el single “King of Fools” que sonó igual de bien que en el disco, y para los bises cuando todos esperábamos “Avantasia”, sonaron otros tres trallazos, sobre todo la inmensa “Tears of a Mandrake” de su anterior obra en estudio, y otro de sus temas más representativos “Out Of Control” que terminó definitivamente con la voz de Tobi y con el resuello de todos los presentes. Los chicos se desquitaron y prometieron volver pronto a Madrid. Sin duda con esta gira y con su fantástico nuevo disco Edguy han alcanzado la madurez, a seguir creciendo.

Texto: Mariano Palomo