UFO / ULI JON ROTH

5 de Marzo 2004. Sala Aqualung. Crónica cedida por Mariano Palomo de ALIANZA

Cita con la nostalgia y el más puro sabor añejo del hard rock británico de altura, bien aderezada por la actuación del invitado alemán ULI JON ROTH y su particular interpretación de la música clásica.

Comenzó el guitarrista alemán a mostrar su arte con las seis cuerdas (otra cosa es lo del vestuario), saliendo a escena únicamente con el teclista Michael Branwell , encargado de lanzar todas las bases y arreglos, e interpretando tres piezas de su última obra dedicada a las “Cuatro Estaciones” de Vivaldi, tomando dos de los movimientos de la primavera como inicio, continuando con su adaptación “Winter Metamorphosis”.

Todo sonaba muy bien, la gente lo acogió con un respeto y un silencio impropio de un concierto de rock, pero es que Uli tiene un gusto enorme a la hora de interpretar los temas clásicos, y trasmite de forma exquisita su buen hacer, más cuando nos ofreció dos temas de pura raíz española como “Recuerdos de La Alhambra” del Maestro Tárrega y “Aires de Aranjuez” del Maestro Rodrigo.

Aquí se produce un cambio de orientación en el concierto, el teclista Bramwell se queda solo en escena haciendo improvisaciones con sus teclados incluyendo retazos de temas de Queen y Deep Purple entre otros, dando entrada a una versión instrumental de “The Sails of Charion” que Uli grabó con Scorpions; siguió por la senda Hendrix con “All Along the Watchtower” en la que demostró que es mucho mejor guitarrista que cantante. Finalizó de nuevo por la vena clásica con un medley de Beethoven, “Himno de la Alegría” incluido. Muy bonito, sí señor.

Y sin apenas darnos cuenta ya estaban los remozados UFO en escena. Y utilizo este adjetivo para los británicos porque la energía, y entrega con la que desplegaron su música fue realmente propia de unos quinceañeros (aunque físicamente está claro que no lo son).

Sin duda la entrada en la banda de Vinnie Moore (peazo de músico que no desentona en absoluto) en la guitarra y sobre todo de Jason Bonham en la batería (madre mía que conciertazo se marcó el animalito) han revitalizado sobremanera a los clásicos de la banda, el pluriempleado Paul Raymond a la guitarra, teclados y coros, el incansable y entregado Pete Way al bajo (escudo del Aston Villa incluido) y el sobrio y elegante Phil Mogg a la garganta que sabe utilizar sus recursos vocales como muy pocos después de tantos años en escena.

La mezcla resultó mágica, sonó todo perfecto y compacto, con la contundencia proveniente del fondo con Jason Bonham sacudiendo con fuerza y clase su sencilla batería, con Vinnie Moore clavando los solos de guitarra sonando al más puro estilo Schenker y metiendo alguna que otra licencia propia que no desentonó, y con Pete Way que no paró de provocar al público que respondió magníficamente.

Sobre todo porque supieron mezclar sabiamente los temas antiguos (superaron la decena los temas del mítico “Strangers in the Night” ), intercalando algunos de sus últimos trabajos, incidiendo en el último “You're Here” que sonaron muy bien, sobre todo “When Daylight Goes to Town” y “The Wild One”. De los clásicos nos podemos quedar con cualquiera, pero me llegaron especialmente las más tranquilas y acústicas “I'm a Looser” y “Love to Love”, y por supuesto vibramos con “Too Hot to Handle”, “Only You Can Rock Me” y “Lights Out” que nos hicieron mover como siempre que las escuchamos.

Por supuesto los bises no podían quedarse atrás, precedidos por la brutal “Rock Bottom” coreada sin parar, y que dio paso a la inevitable “Doctor Doctor” que volvió a trasportarnos al pasado más glorioso, a pesar de que, curiosamente, no fue en la que más afortunado estuvo Vinnie Moore con su solo.

Final apoteósico con “Shoot Shoot” que cerró hora y media de “nostalgia actualizada”, de un grupo que parece haber encontrado la fórmula de nuevo, afortunadamente parece que aun tenemos UFO para rato.

Mariano Palomo